ALEJANDRO KENIG DEJÓ DE SER EL DT DE VÉLEZ

FOJA CERO EDITORIAL

Alejandro Martín Kenig dejó el cargo de DT del C.A. Vélez Sarsfield. En la noche de este lunes, la sub-comisión de fútbol y la presidencia del club, coincidieron en cerrar la etapa del “Tanque” en Oliva. Desde lo futbolístico no hay reproches posibles: el equipo jugó cuatro partidos oficiales, con un par de empates, un triunfo (de visitante ante Mitre, en Las Varillas) y una derrota (con Unión de Alicia, en Oliva). Le dio su atrevida impronta a un equipo que comenzaba a acostumbrarse a dos cosas muy valiosas: salir a ganar siempre e intentar ganar, más allá de la circunstancia misma del partido. Puso a tres jugadores de 16 años. Temporini, Gavatorta y Meloni. Le dio juego – y por ello confianza – al “Carli” Lennarduzzi y vida (fútbol) al “Fito” Navello. Salvo Zaccantti, nadie lo había bancado igual. El caso Ochonga le cambió el humor, con razón claro. Y fue el principio del fin. El DT había insistido reiteradamente en su llegada.
Kenig es un hombre que sabe de fútbol. Armó un equipo combativo y decidido. Solo tres jugadores de la etapa anterior eran titulares en este arranque: Gonzalo Daniele, Franco Girotti. También Roberto Cavallo. El resto llegó y se fue acoplando, sumando minutos, pero sabiendo de antemano que primero había que entrenar y después, si era convocado, jugar.
Kenig es un DT que se banca la presión de los papipuestos. Habla de frente. No hace lobby ni gestos por conveniencia. En su equipo nadie juega por portación de apellido. Por eso muchos, aprovecharon el tropezón para salir de festejo.
El “Tanque” tiene con qué sumarse definitivamente al profesionalismo. En Oliva hizo un buen trabajo. Razones personales y la situación socio-económica cerraron precipitadamente su etapa en Oliva. Lo demás, es puro cuento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *